Imprimir

Entrevista a José María Serralde

Escrito por Blanca Estela Rodríguez el . Publicado en Musica

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

Jose Maria_Serralde_19El pianista José María Serralde invitado a Le Giornate del Cinema Muto, este 2018, se suman 6 años de su participación en este importante festival.

Por Blanca Estela Rodríguez

Su primer contacto con el piano fue a los 8 años. El músico mexicano, José María Serralde, originario del Distrito Federal, es conocido por el acompañamiento musical de películas de cine mudo y por los eventos organizados desde temprana edad cuando era estudiante en la Facultad de Música de la UNAM.

Su carrera ha crecido a pasos agigantados y ahora lo encontramos en Le Giornate del Cinema Muto, festival que se realiza en la ciudad de Pordenone, Italia y que va por su edición número 37, bajo la dirección de Jay Weissberg. Conversó con nosotros para Iberarte.

BER- Quisiera preguntarte. ¿Cómo inicia tu carrera de pianista?

JMS- Mi carrera de pianista comienza en la Facultad de Música en la Universidad Nacional Autónoma de México. Comencé mi carrera como estudiante del Centro de Estudios Musical cuando era muy joven, a la edad de ocho años, y bueno, esto se transformó literalmente en mi modus vivendi y por supuesto, en mi carrera profesional, me gradué hace ya bastantes años atrás en la Escuela Nacional de Música de la UNAM, como pianista concertista, esa fue mi formación profesional.

BER- ¿Cómo llegas a combinar el piano con el cine mudo?

JMS- Eso fue a raíz de haber organizado eventos en la Facultad de Música, pero después fui contratado por la Cineteca Nacional y por la Filmoteca de la UNAM para sus exhibiciones más o menos regulares en los años 90 y 2000 para el cine de los primeros tiempos y me di cuenta que esto se estaba convirtiendo más que en una pequeña afición o hueso como decimos en México los músicos, como un trabajo pequeño, como decimos los músicos, en algo que se volvió más regular y profesional. Entonces decidí dedicar todos mis esfuerzos en formarme, porque digamos que no existe el interés generalizado y sistemático por esta profesión y el ejercicio de la música para el cine de los primeros tiempos, es decir, tocar en vivo música para el cine mudo, el cine que por razones tecnológicas no pudo incorporar una banda sonora. Los músicos se dedicaban a tocar en vivo y esto fue algo que se extravió como profesión y también como habilidad y lo que estamos tratando de hacer es recuperar esta habilidad de tocar música improvisada para las películas que se ven.

BER- Te unes al equipo del investigador mexicano Aurelio de los Reyes, ¿Cómo nació esta colaboración?

JMS- Fue justamente cuando yo trabajé en la Cineteca Nacional, donde coincidí con Aurelio de los Reyes, que era invitado especial para las exhibiciones previas sin público, y eso se proyectaba para los investigadores de muy alto renombre y para los músicos, bueno hablo en plural, pero yo era el único que tocaba. Entonces yo podía ver la película antes y no había VHS, no había versiones digitales; eso era impensable, y sólo se proyectaba una vez la prueba de la película, en la que estaban presentes los investigadores, periodistas y el músico, o sea yo, y ahí me encontré al doctor De Los Reyes a quien había admirado siempre porque fue una fuente indispensable para entender lo que significaba el cine mudo en México y le pedí que fuera mi asesor de tesis y dijo que sí de inmediato, y bueno, es una relación de ya casi más de 20 años trabajando al lado del doctor y ha sido una experiencia que transformó mi vida como músico.

BER- A partir de esta colaboración con el doctor Aurelio de los Reyes, llegas al Pordenone Silent. Cuéntanos esta experiencia.

JMS- Fue muy fascinante porque el doctor trabajó con la Cineteca en la restauración de un conjunto de películas de la Revolución Mexicana en el 2013 y desde hace mucho, me encargó literalmente justo la elaboración de la música para los cortometrajes, pero esto en el marco de la petición que habían hecho El Cinema Muto en Pordenone Italia, para presentarlo en un programa muy especial de cine mexicano, entonces él ofreció mi participación como pianista aquí en Pordenone y yo mandé grabaciones y después de un proceso, fue posible que yo pudiera venir como músico invitado a tocar en ese año en particular. La experiencia fue bonita al parecer no sólo para mí, también muy significativa para mí, pero también para el Festival y sus públicos ya que el siguiente año estuve invitado como pianista para tocar de nuevo y después, volvió a pasar y bueno ya llevo 6 años tocando para Le Giornate del Cinema Muto.

BER- Porque, digámoslo, no lo haces sólo para cine mexicano.

JMS- No, la programación del festival es terriblemente variada, aquí va desde películas icónicas o películas recuperadas en impresiones fílmicas interesantes o en digitalizaciones y restauraciones muy nuevas, pero no sólo eso sí, hemos podido estrenar restauraciones mexicanas tanto de la Filmoteca de la UNAM como de la Cineteca Nacional, como el "Automóvil Gris"; "El Puño de Hierro"; El Tren Fantasma". Pero lo que sí es muy importante es que el Festival exhibe muchas películas que se pueden ver sólo en una única ocasión aquí, y se pueden preparar algunas, y otras se tienen que improvisar conforme nacionalidades, con gusto de cada película porque es un ejercicio radical. Pordenone es el festival en el que se puede ejercer más este oficio muy a la manera como se hacía en aquellos tiempos, es una visión un poco romántica, pero bueno así es.

BER- Cuéntanos más de esta preparación o de cuando ya estás en el foso, ¿Ves la película mientras tocas el piano o sólo tocas el piano?

JMS- No, justamente una de las disciplinas que tiene este festival es que la atención para el filme sea fundamental. Hay muchos músicos para cine, hay grandes compositores, hay estupendos pianistas, pero para la musicalización, pero para el "revival", se requiere hacer una recreación muy informada. Lo fundamental es que se puedan juntar todas las habilidades como instrumentista, pianista, interesado en el cine de los primeros tiempos con todos sus matices. La cinematografía de cada país es distinta y cada década es distinta, cada lenguaje cinematográfico es distinto en un lapso de 30 años, entonces hay que ser muy conscientes y muy sensibles ante eso. Por lo tanto, es fundamental en Le Giornate, levantar el rostro y tener la experiencia de musicalizar, a veces sin haber visto la película, hacerlo en vivo y sonar como los pianistas que trabajaron en esto, para acompañar un trabajo con tu música. Buscamos ser un médium para que la película se comunique con las audiencias, pero creo que puede ser una manera muy interesante de llamar la atención, una manera de activismo para que de alguna manera estas películas regresen a las pantallas y sepamos mirarnos a través de ellas como sociedad.

BER- ¿A qué músicos o a qué pianistas te sientes más cercano?

JMS- Es una pregunta complicada, pero a mí me parece que más que cercano el cine mudo me ha empujado a estar cerca de músicos que ni si quiera tengo en mente. El cine mudo me ha introducido a poder empatizar con compositores suecos y noruegos o con músicos rusos o soviéticos que no son necesariamente los más sonados, pero que de alguna manera he tenido que entrar en esa técnica severa de esa música y tratar de sonar a la manera de ellos. Entonces en el piano, digamos que me encantan los compositores rusos, pero digamos que el cine mudo, me ha obligado a conectarme con sensibilidades de otros países, y bueno, entonces ya no sé quién es mi favorito. (Reímos los dos).

BER- Gracias José.

JMS- Gracias a ti por la conversación.

Imagen: José María Serralde (Twitter)