Imprimir

Ramsés Rey de Reyes en Madrid

Escrito por José Belló Aliaga el . Publicado en Ciencia

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

Ramses-4El Invernadero de Arroyo de Vega, en Alcobendas, acoge la exposición `Ramsés Rey de Reyes´, recreación a escala del original egipcio que merece ser visitada.

Por José Belló Aliaga

En Alcobendas, los amantes del arte en general y del arte egipcio, en concreto, tienen la gran oportunidad de visitar, hasta el día 1 de julio, la excelente exposición “Ramsés Rey de Reyes”, en el Invernadero de Arroyo de Vega que da paso al majestuoso templo de Abu Simbel, la fachada del templo de Nefertari, las cámaras funerarias de Nefertari y Tutankamon, y el sarcófago de éste último. En definitiva, una muestra magnifica del misterio y la belleza del arte egipcio.
Recreación a escala del original egipcio que merece ser visitada.

Hamdi Zaki
Acudimos a Alcobendas convocados por Hamdi Zaki, eminente y prestigioso egiptólogo, exconsejero de turismo para España y Portugal, que brindó una magistral visitada guiada de esta extraordinaria exposición.
La muestra llega a Alcobendas de la mano del artesano egipcio Hany Mostafa, presentado durante la visita por Hamdi Zaki, que ha dedicado cinco años en levantar una réplica fiel del templo de Abu Simbel que fue declarado en 1979 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, reconociendo así su gran interés artístico e histórico.

Ramses-2
Vista del templo original Abu Simbel.

Abu Simbel
El templo se inició a construir, alrededor del año 1284 a.C. con el método speo, lo que significa que está directamente tallado en la roca y además es un templo solar. Tardó en acabarse unos 20 años y es el más grande del mundo hecho en piedra. Los años y los diversos desastres naturales no han hecho mella en su majestuosidad.
En 1964, como consecuencia de la construcción de la presa de Asuán, los Templo de Ramsés y de Nefertari se desmantelaron para volver a ser reconstruidos en una zona próxima, 65 metros más alta y unos doscientos metros más alejada
Abu Simbel fue construido por Ramsés II para conmemorar su victoria en la batalla de Kadesh (ca. 1274 a. C.). Está dedicado al culto del propio Ramsés y de las grandes deidades del Antiguo Egipto, Amón, Ra y Ptah, dioses muy venerados a lo largo de la Historia del Antiguo Egipto. Ra era la cabeza de la Enéada de Heliópolis, Amón la cabeza de la Tríada de Tebas y Ptah el gran dios artesano de Menfis. Al lado de los tres se representa a Ramsés como el cuarto gran dios de Egipto. Ramsés II combatió a los enemigos del Norte, y del Sur, pero su batalla más importante fue la de Kadesh contra los asiáticos hititas. Esta batalla terminó con un tratado de paz entre ambas fuerzas. Aun así, en los muros de Abu Simbel y de otros templos egipcios, Ramsés se jactaba de haber ganado la batalla; el rey de los hititas hizo lo propio en los templos de su país.

El artista
Hany Mostafa es un artista de 41 años de El Cairo y el creador de esta réplica. Tras visitar más de 24 países y exposiciones internacionales con sus obras escultóricas hechas en fibra de vidrio, desembocó en 2006 en una feria internacional al sur de Italia. Al ver obras colosales para las que miles de personas hacían cola para entrar decidió hacer algo nunca visto y nunca hecho.
De vuelta en su Egipto natal visitó los principales templos buscando inspirarse. Eligió recrear el Templo de Ramsés en Abu Simbel por su importancia para la historia egipcia y el turismo. En su interior se alberga la recreación de la Batalla de Qadesh, batalla librada contra los hititas en torno al 1600 a.C. y de la que resultó el primer Tratado de paz de la historia. Este bajo relieve no solo es complejo y extenso, sino que además, al encontrarse en el interior del templo, no puede ser fotografiado; motivo por el que Hany tuvo que acceder al templo (con permiso gubernamental) en más de 100 ocasiones y dibujar cada parte.
Sin ninguna ayuda de ningún gobierno o entidad externa trabajó durante 5 años en la recreación, llegando incluso a vender la única posesión que le quedaba, su coche, para poder costearse los gastos de traslado del colosal museo. En 2011 acabó su colosal escultura de más de 6m de altura y 23 de profundidad y en 2012 viajó a Portugal buscando donde exponer. Al principio de encontró con todas las puertas cerradas, pero tras un pequeño stand en una exposición internacional al norte del país luso consigue que todo el mundo hablase de su museo itinerante.
El museo incluye también la recreación de la fachada del templo de Nefertari, para la que necesitó 12 meses. En este caso solo reprodujo la fachada pues al tratarse de un templo con escaleras su reproducción para la visita de forma segura no es posible.

Ramses-4
Vista de la exposición.

La muestra
En esta muestra es posible contemplar la fachada del templo, que consta de cuatro estatuas que representa a Ramsés II divinizado, cada una de las cuales mide unos 20 metros de altura. Puede verse también la gran sala hipóstila, la segunda sala hipóstila, el santuario y la fachada del templo de Nefertari, de 6 metros de altura y 14 de ancho.
Howard Carter descubrió a principios del siglo XX, en 1922, la cámara mortuoria de Tutankamon, la tumba más pequeña del Valle de los Reyes, que guardó un tesoro durante más de 3.300 años y que había evitado los saqueos y destrozos de fanáticos religiosos a lo largo de estos milenios. Tras 12 años de búsqueda de la tumba, su descubrimiento ocupó los primeros lugares de la información mundial.
En esta exposición se puede ver la cámara funeraria a escala 1/1. Con las pinturas de su interior que la decoran y lo cuatro sarcófagos en los que el faraón fue enterrado: el primero de piedra policromada, los siguientes en madera policromada y el último (el que contenía a la momia) en oro macizo.

El Templo
La réplica que se expone en Alcobendas, está hecha a escala 1/5 y su interior a 1/3 y representa muy fielmente el estado de conservación del templo original.
La fachada del templo de Ramsés II consta de cuatro estatuas de 5 m que representan a Ramsés II divinizado, sedente en un trono y con la doble corona. En el friso aparecen 24 babuinos adoradores del sol naciente, ahí colocados, entre otros motivos, porque el templo es solar, como comentamos anteriormente, es decir, su portada y puerta principal miran hacia el este (hacia la salida del sol).

Ramses-8
Cámara funeraria de Tutankamon, a escala real con la réplica de sus decoraciones y los sarcófagos que cubrían al faraón a tamaño original.

Primera sala
La primera sala o de Osiris está sostenida por 8 pilares osiríacos sobre los que se apoyan otros 8 colosos, 4 a cada lado que representan a Osiris con los rasgos de Ramsés II y la doble corona símbolo de la unificación de las 2 Tierras. El techo de la sala está decorado con pinturas que representan a la diosa Nejbet con las alas desplegadas y textos reales. La decoración de las paredes muestra la Inmolación de prisioneros; batallas en Siria, Libia y Nubia o la batalla de Qadesh.

Segunda sala
La Segunda Sala tiene 4 pilares cuadrados con escenas del rey con diferentes divinidades. Y en sus paredes se representa por ejemplo al dios Ming o las ofrendas recibidas por Ramsés y Nefertari.

El Santuario
La última sala, el Santuario, tiene 4 estatuas talladas que representan a Ra- Horakhty, Amón, Ramsés y Ptah.
Es destacable el fenómeno que ocurre en este santuario dos veces al año, el 22 de febrero y el 22 de octubre, cuando los rayos del sol penetran en él se iluminan las estatuas de Amón, Ramsés y Ra-Horakhty, dejando al dios Ptah en la penumbra.

Templo de Nefertari
La Fachada del Templo de Nefertari está a escala 1/2, el original se sitúa a 90 m. al Norte del Gran Templo de Ramsés II. Es de tipo speos, tallado en el promontorio de Isbek donde se le daba culto a la diosa Hathor y se rendía culto a la esposa real favorita de Ramsés, Nefertari.
Se trata, de hecho, del único templo elegido en honor a una mujer en todo el Egipto Antiguo. Supone además un caso particular en el arte egipcio al representarse a la esposa del faraón en su misma proporción, algo que no era habitual y que presenta a ésta como diosa al igual que su ya divinizado marido.
Se dispone también de las decoraciones más importantes de la de la tumba de la reina real. En 1904, el arqueólogo Ernesto Schiaparelli descubrió la espléndida tumba de la esposa favorita de Ramsés II en el Valle de las Reinas. Sus bellas pinturas mostraban las diferentes etapas del viaje de la soberana hacia el reino de Osiris. En ellas está representada tocada con la corona de buitre, atributo de las Grandes Esposas Reales.

Lugar y horario
La exposición permanecerá abierta al público hasta el 1 de julio de 2018 en el Invernadero de Arroyo de la Vega (Avda. Olímpica, 1), de 10:30 a 20:30 horas ininterrumpidamente, de lunes a domingo.
Teléfono: 666036330

Precio
Visita guiada incluida.
Entrada General: 7 €
Entrada estudiantes, jubilados, discapacitados, parados acreditados de Alcobendas: 6 €
Entrada familiar (2 adultos + 1 niño) o (2 niños + 1 adulto): 18 €
Tarifas especiales para grupos, colegios e institutos, ya que se considera información de interés para los estudiantes.