Imprimir

Trapero retoma dolores del pasado con `La quietud´

Escrito por Blanca Estela Rodríguez el . Publicado en Comunicacion

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

La-quietud Martina-Gusman_45`La quietud´ participa fuera de la competición, Trapero presenta en el Festival de Cine de Venecia, las difíciles dinámicas de la familia Montemayor.

Por Blanca Estela Rodríguez
Corresponsal en Italia   

La mañana del 2 de septiembre, la Sala Grande del Palazzo del Cinema abrió con la cinta "La quietud" del director argentino Pablo Trapero que retoma los lazos familiares, esta vez con un matriarcado, el de Esmeralda Jáuregui (Graciela Borges).

"La quietud" participa fuera de la competición y es el título que Trapero trajo al Festival de Cine de Venecia, en el que muestra las difíciles dinámicas de la familia Montemayor, compuesta por una madre imponente, dos jóvenes hijas que viven en un juego eterno por ver quién es la mejor y un padre que yace en la cama de un hospital después de un ictus.

Trapero ya había estado en Venecia en dos ocasiones, en 1999 con "Mundo Grúa", vencedora de la Semana Internacional de la Crítica en la edición 56 del festival y en el 2004 con "Familia rodante" en la sección Horizontes de la edición 61.

"La quietud" es la enorme propiedad de terrenos de los Montemayor, en Buenos Aires, donde poco a poco se develan secretos del pasado, donde se desencadenan diversos rencores y envidias entre las mujeres de esta familia: Eugenia (Martina Gusman), Mia (Bérénice Bejo) y Esmeralda (Graciela Borges).   

En conferencia de prensa, Trapero explicó que Argentina vivió un momento crítico del que emergen historias dolorosas de la dictadura y que quiso contar en esta película a través de estas hermanas, todo gracias a la participación de las actrices que lo ayudaron a construir el relato.

Sobre el momento feliz del cine argentino, refirió que la fuerza que tiene se debe a la diversidad y variedad, y a ese deseo de mostrar historias que no se conocen. "Me formé viendo cine argentino con esa curiosidad, rebeldía y necesidad de narrar, de compartir historias", afirmó.