Imprimir

El Pepe, una vida suprema

Escrito por Blanca Estela Rodríguez el . Publicado en Comunicacion

Valoración del Usuario:  / 1
MaloBueno 

Pepe MujicaUn encuentro entre el político y el cineasta, en el que Mujica cuenta su quehacer, primero como Tupamaro y después, como representante del poder en una nación.

Blanca Estela Rodríguez
Corresponsal en Italia

Ex guerrillero del Movimiento de Liberación Nacional en Uruguay en tiempos de dictadura y por ello prisionero en los calabozos y cárceles de esa patria, José Alberto Mujica se convirtió en el presidente de la nación latinoamericana del 2010 al 2015. A Venecia, Emir Kusturica trae su historia.

"El Pepe, una vida suprema", con 74 minutos de duración, se trata del encuentro entre el político y el cineasta, en el que Mujica cuenta su quehacer, primero como Tupamaro y después, como representante del poder en una nación que durante su gobierno pasó del 39 al 11 por ciento de pobreza.

Pepe Mujica
En la imagen José Alberto Mujica.

Mujica se conoce en todo el mundo porque decidió continuar con una existencia normal y sin los protocolos o lujos que su nuevo papel en la política pudiera otorgarle. Siguió usando su Volkswagen azul y su sueldo lo dio a los más necesitados.

Entre escenas que intercalan, la ideología de Mujica y el colorido de la gente del país, la obra muestra jornadas cotidianas, mítines, bailes folclóricos e intensos encuentros con la ciudadanía.

Mujica y Kusturica se intercambian miradas de entendimiento y conversan en medio de cultivos, sentados en un banco hecho con tapones de botellas reciclados, una gallina, la perra Manuela y un mate compartido.

Los temas son variados: la importancia de la cultura, la lengua, el clima y la distribución de las riquezas naturales no sólo de Uruguay, sino del entero planeta.

"Óyeme bien", dice Pepe, y continua, "Mucho de lo que aprendí es porque estuve en la cárcel y no sería lo que soy hoy".

"El Pepe, una vida suprema" está producida por Moe, Film Factory y K&S Films.