Imprimir

Dafoe es Van Gogh en `At eternity's gate´

Escrito por Blanca Estela Rodríguez el . Publicado en Comunicacion

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

Eternity s_gate_Willem-DafoeSchnabel regresa con una cinta intensa", Willem Dafoe es esta vez el Vincent Van Gogh del director Julian Schnabel en"At eternity's gate".

Blanca Estela Rodríguez
Corresponsal en Italia

Willem Dafoe, prolífico actor estadounidense, merecedor de diversos premios y conocido por su rol como Jesús en "La última tentación de Cristo", esta vez es el Vincent Van Gogh del director Julian Schnabel en"At eternity's gate".

Gracias a la edad y a sus rasgos marcados, Dafoe logra alcanzar el " physique du rôle" para representar el pintor holandés y de este modo, se convierte en el sexto Van Gogh de la pantalla grande, pues ya otros histriónicos lo antecedieron como Kirk Douglas en 1956 ; Tim Roth" en 1990; Jacques Dutronc en 1991; Benedict Cumberbatch en el 2010 y Robert Gulaczyk en el 2017.

Eternity s_gate_Julian_Schnabel_1

"At eternity's gate", película que corre por el León de Oro, se basa en la vida del artista y lo muestra sensible, extremamente apasionado por los paisajes que lo rodean y con una gran necesidad de compañía y afecto.

Con los movimientos de la cámara, el expectador se pierde junto a Vincent (Dafoe), mientras camina entre los campos de flores, entre las calles y en la misma habitación donde retrata objetos una y otra vez.

Eternity s_gate_Willem-DafoeImagen: Willem Dafoe

Los colores de Van Gogh destacan en la entera cinta, el amarillo de sus girasoles y de su recámara; el azul del cielo y de la camisa que lleva;  el negro que usaba para sus cuadros con atmósferas nocturnas.

Dafoe, con sus ojos desorbitados, deja ver también un Vincent consumado por las maravillas de la naturaleza y sin la luz de la razón, ya que se apaga continuamente por la angustia y el sufrimiento. Las escenas que representan estas sensaciones son borrosas y con diálogos repetitivos y soperposicionados.

Así Julian Schnabel, después de 8 años de ausencia en las salas cinematográficas, regresa a Venecia con una cinta intensa que une dos de sus artes, la pintura y la dirección.