Imprimir

Un periodismo donde los editores inviertan en el talento

Escrito por Blanca Estela Rodríguez el . Publicado en Comunicacion

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

Paolo Mieli-19Paolo Mieli `Oriana Fallaci fue la única italiana que se dio a conocer en el mundo´. Un encuentro sobre la libertad de prensa y la célebre periodista Oriana Fallaci.

Por Blanca Estela Rodríguez
Corresponsal en Italia

En tiempos donde las "fake news" abundan, y donde cualquiera puede abrir en la red un blog para escribir, sin contar con la capacidad y la preparación para hacerlo, en Pordenonelegge 2018 se habla de periodismo italiano y europeo, de la libertad de prensa y de ejemplos como el de la periodista Oriana Fallaci, quien alcanzó la fama mundial después de su corresponsalía en Crimea y sus entrevistas a grandes personalidades.  

Con la minuciosa reflexión del periodista y ex director de los periódicos italianos "La Stampa" e "Il Corriere della Sera", Paolo Mieli, se recorrieron los años por los que pasó el periodismo. En los 60´ con información política elemental, detallada y puntal, y los 70´ que se caracterizaron por la doble vestidura de la tolerancia y la censura, pues los diarios podían y no, hablar sobre los personajes de la Corte.

Mieli se detuvo en los 80´ y en específico, Francia, donde hubo un periodismo violento, radical y faccioso, con diarios de secta, hasta que se llegó a la revolución que generó un momento de grandes debates por la creación y la existencia del "pamphlet", un género que estaba contra la monarquía y que acompañaba a los diarios grandes o pequeños del periodo.

Después, en los 90´, se introduce el tema de la falsedad, donde se olvidaba verificar la versión de los hechos y prevalecía la lógica de la política que viene de ese periodismo de los 80´, de facción, de parte, de culpabilidad de mendacidad, de fraude.

En lo tocante a la periodista Oriana Fallaci, dijo que había sido su director y que sus artículos eran espinosos. Pasó del periodismo de moda, al de guerra, ya que fue corresponsal en Crimea. Mieli la definió como una mujer irónica, desafiante, brillante e imaginativa, que dejo textos que son joyas de la escritura.

Contó al público y a los profesionales de la prensa que las entrevistas de Oriana eran imprudentes, y que terminaban casi siempre con discusiones porque sus preguntas eran incómodas, modo que le creó una reputación y después muchos se dejaron entrevistar por ella y así se convirtió en la única italiana que se dio a conocer en el mundo y en la que creían diversos directores.

Para concluir, el también escritor Paolo Mieli, se pronunció por un periodismo donde los editores inviertan en el talento, en las personas que fatigan, en la capacidad profesional. "El periodismo no es aquel en donde se grita, se alza la voz, donde se hace ruido para aumentar las audiencias. No es mi periodismo, no puede ser nuestro periodismo".