Imprimir

Lille, ciudad de arte y de historia II

Escrito por José Belló Aliaga el . Publicado en Ocio

Valoración del Usuario:  / 0
MaloBueno 

Lille II_8Felipe I de Habsburgo, más conocido como El Hermoso, reinó en la ciudad entre 1482 y 1506.

Por José Belló Aliaga

A partir de finales del siglo XIV (1369), y en el contexto de la Guerra de los Cien Años, la ciudad fue gobernada por los duques de Borgoña, que se proclamaron condes de Flandes por la unión matrimonial entre el duque Felipe II el Atrevido y la condesa Margarita de Mâle. Bajo dominio borgoñón, y durante el ducado del mismo Felipe III el Bueno, se emprendió la reconstrucción y la repoblación de la ciudad, que había sufrido severos daños causados por las guerras y las epidemias de la peste. Entre otras obras, el duque borgoñón ordenó la edificación del palacio de Rihour, nueva corte de la ciudad. María de Borgoña, nieta de Felipe III el Bueno y única sucesora del ducado, se desposó con Maximiliano I, futuro emperador del Sacro Imperio Romano Germánico. Debido a esta unión, la ciudad de Lille y el condado de Flandes en su conjunto pasaron a manos de los Habsburgo, dentro del señorío de los Países Bajos. Fruto de esta unión nació en 1478 Felipe I de Habsburgo, más conocido como El Hermoso, que reinaría en la ciudad entre 1482 y 1506. Durante este periodo, de relativa calma, Lille empezó a desarrollar una industria de tejidos ligeros, en detrimento de la producción de paños.

Lille II_4
En la imagen el Palacio Rihour.

EDAD MODERNA. LILLE, EN LOS SIGLOS XVI Y XVII
Por decisión de su padre Maximiliano I, Felipe se desposó con Juana I de Castilla, hija de los Reyes Católicos. Con esta sucesión de enlaces matrimoniales, Lille y el resto del condado de Flandes, además de los territorios de Borgoña y Brabante, pasarían finalmente a manos de la familia Habsburgo. Así, Carlos de Habsburgo (Carlos I de España) la contaba entre sus dominios, haciendo valer al monarca su título de señor de los Países Bajos. La ciudad fue gobernada por los Habsburgo hasta el reinado de Felipe IV, en la primera mitad del siglo XVII. Durante los siglos XVI y XVII, la ciudad vivió periodos convulsos, siendo asolada en diversas ocasiones por epidemias de peste y por las guerras de religión entre católicos y protestantes, si bien pudo mantener su riqueza textil y comercial. Es herencia del reinado de la casa de Habsburgo en la ciudad la edificación de la Antigua Bolsa de comercio, en 1652, que refleja el esplendor económico que vivía la ciudad en aquella época; además de otros edificios civiles, de evidente estilo flamenco renacentista.

Lille II_3
Doña Juana, 1877, ante su esposo muerto, Felipe el Hermoso, obra de Francisco Pradilla y Ortiz, en el Museo del Prado.

SOBERANÍA FRANCESA DE LA CIUDAD
A principios de la segunda mitad del siglo XVII, el rey francés Luis XIV inició una política expansionista hacia el norte y el este de Francia. Luis XIV reclamó el territorio de Flandes, en manos españolas, haciendo valer los derechos sucesorios de su esposa María Teresa de Austria, hija de Felipe IV de España. Con dichas reclamaciones comenzaría la Guerra de Devolución en 1667, que finalizaría con la ocupación francesa del Condado de Flandes. El rey francés empezó el asedio a la ciudad de Lille en 1668, que fue ocupada al cabo de nueve días de resistencia. Aglutinada ahora en el reino francés, Lille pasaría a ser la capital de la Francia septentrional.

A causa de su ubicación estratégica, muy cerca de la frontera con los Países Bajos Españoles, de su importancia económica, Luis XIV ordenó fortificarla, cuatro meses después de haberla conquistado. La tarea fue encargada a Sébastien Le Prestre, marqués de Vauban, ingeniero y arquitecto militar. Vauban reforzó las murallas de la ciudad y dirigió la construcción de la ciudadela de Lille, en el extremo noroccidental de la urbe.

*Foto peq.: escultura “La paix avec toi”, de Nicolás Alquin, en la Catedral Nôtre- Dame de la Treille de Lille.