Imprimir

He visto a la Gioconda en `El jardín de las delicias´

Escrito por Elena González Torres el . Publicado en Opinion

Valoración del Usuario:  / 2
MaloBueno 

Gioconda 3Les propongo una alocada teoría, en la que El Bosco visita a Leonardo da Vinci en su estudio en el momento en el que éste retrataba a la famosa señora.

Por Elena González Torres

Madrid.- Cuentan, dicen, y no está documentado, que El Bosco viajó a Italia, muchos historiadores coinciden que debió hacerlo, por características técnicas que ellos saben y que, parece ser, se salen de la escuela flamenca.

Lo que voy a denominar `la alocada teoría´, que aquí expongo, es que El Bosco visitó a Leonardo a su estudio en el momento en el que éste debía estar retratando a la famosa señora. Debieron hacer buenas migas, o muy malas, esto ya no lo sabremos, como para que el pintor flamenco decidiera homenajearlo con una versión muy peculiar de la famosa señora en su jardín de las locuras.

Gioconda 4

Y digo que podría ser cierta, al menos verosímil porque:

Primero, el parecido es innegable, un boceto a lápiz podría haber sido el origen de la peculiar versión.

Eran coetáneos, por supuesto,  y escalofriantemente coetáneos, si el dato exacto no lo consultas hasta que se te ocurre semejante alocada teoría.
- Leonardo di ser Piero da Vinci (Vinci, 15 de abril de 1452 -Amboise, 2 de mayo de 1519, El Bosco, Jheronimus van Aken (Bolduque, c. 1450-1516), año arriba, año abajo -

El Bosco, fue nieto e hijo de pintores, con aspiraciones, no aceptaba cualquier encargo, y quiso diferenciarse de la tradición del pintor de taller de sus hermanos descartando su apellido para autodenominarse por su ciudad de origen al estilo de los grandes maestros, al igual que hiciera el de Vinci. Semejantes aspiraciones le pudieron llevar a querer conocer a los grandes.

Así es, los dos eran pintores profesionales y además posiblemente ambos fueran "caballeros de logia", es decir, pertenecían a hermandades religiosas reservadas a ilustres y clases poderosas, de esas que tanto gustan a novelistas y `cospirafans´, lo que podría haber facilitado la visita. Del flamenco está documentado, de lo poco que se conserva, que perteneció a la Ilustre Hermandad de Nuestra Señora. Del italiano no está tan claro su militancia (por mucho que se escriban `bestsellers´), aunque el contacto directo con estas élites religiosas y políticas es más que clara. No es descabellado pensar que amigos en común facilitaran el encuentro porque pensaran que ambos pintores compartían muchas afinidades.

La Mona Lisa o Gioconda fue  un cuadro conservado y querido por su autor y estuvo muchos años "en proceso" (1503-1517?).  Parece ser que Leonardo le tenía un especial cariño y viajó siempre con el cuadro, nunca lo dio por terminado, por lo que muchos colegas pintores pudieron conocer la obra.

Sabemos que otro gran maestro de la pintura ya quedó prendado por esta obra. Rafael visitó el estudio de Leonardo y tomó bocetos de la Mona Lisa.

Gioconda 1Esta mujer, no sé qué tiene -estando cerca La Dama del Armiño es difícil destacar- pero algo importante debe ser, porque fue famosa, polémica y misteriosa desde el momento mismo de su creación. Y es posible que fuera la propia obsesión de Leonardo que iniciara la leyenda. Cuentan que la famosa sonrisa misteriosa era un truco visual que el maestro quería conseguir: si te fijas en el paisaje que la rodea ella te sonríe, si la miras a ella, ella se pone seria. Me puedo imaginar a Leonardo hablando a sus colegas con pasión sobre cómo trabajaba en “darle vida”.

Las fechas podrían cuadrar, la obra del nacido en "Den Boch" está muy mal documentada. Los señores y señoras estudiosos no se ponen de acuerdo. Se deja por cierta una datación flexible de El jardín de las delicias entre 1490 y la muerte del autor en 1516. Si bien la más oficial es 1500-1505.

Los pájaros. Variopintas leyendas se concentran alrededor de El Bosco, en parte por la falta de documentación sobre su vida y obra. Algunas de esas especulaciones están alimentadas por su meticuloso realismo de especies vegetales y animales, algunas incluso, supuestamente desconocidas en aquella época. Cómo, y de momento, la teoría de que ambos eran extraterrestres y tenían acceso a la información de una manera privilegiada, no la vamos a dar por buena, voy a suponer que además estos señores tenían en común ser unos fanáticos consumidores de todo lo que cayese en sus manos sobre botánica, anatomía y especialmente sobre el estudio de los pájaros. El jardín de las delicias de El Bosco es considerado un tratado sobre aves. En la primavera de 1505 Leonardo escribe su Códice sobre el vuelo de los pájaros. Es posible incluso, que ambos codiciasen poseer los mismo ejemplares de códices, tratados y grabados, que ya debían circular al ritmo del mejor postor por una Europa que tampoco era (ni es) tan grande. ¿Sería otra posible razón para contactar?

¿Qué sentido tiene una cabeza de tal tamaño en el tríptico de El jardín de las delicias? ¿Como si la legendaria bandeja del mal trecho Juan Bautista estuviera del revés fuera de toda escala y coherencia de estilo con el resto de personajes? O sería el particular homenaje (quizás burla) a su recién visitado colega Italiano y su obra más apreciada y ambiciosa, aquella que pretendía "dar vida". Si lo pensamos bien, la temática en la tabla encaja a la perfección junto a otras artes que te hacen perder la cabeza. ¿Nos estará contando El Bosco que Leonardo estaba condenado al infierno? ¿Quizás nos quiera dejar reflejada la obsesión y osadía de un pintor que quiere emular a Dios otorgando la vida?

En fin, para mí, de repente es totalmente verosímil, pero lo que más me llena de toda esta teoría es mi propia fantasía. Imaginarme a ambos genios charlando sobre pájaros, sonrisas, vírgenes, paraísos y demonios, intercambiando grabados, discutiendo acaloradamente sobre juegos de luces y sombras, colores, esfumatos, la figura y el fondo, planos de representación, movimiento, vida, pigmentos, aceites… manoseando tablas y lienzos. Me traslado de lleno al taller de un pintor de profesión de finales del Medievo -que es lo mismo que decir principio del Renacimiento*, pero que no suena igual- y me viene el olor a óleo.

Gioconda 2

Por cierto, que nadie se escandalice, La Mona Lisa del fotomontaje que ilustra esta alocada teoría está volteada en horizontal, es decir, es una imagen especular.  Se me ocurren dos motivos que darían coherencia a este giro: Leonardo pintaba con la ayuda de un espejo - desde luego, y mira que son años de observarla en la otra dirección, ¿no parece la Gioconda más atractiva volteada? -. Y la más plausible: El Bosco necesitaba que la cabeza mirara hacia la escena.

Gioconda 3Espero que alguna historiadora algún día demuestre esta alocada teoría –importante sería, porque dataría el tríptico alrededor del 1505 y demostraría las especulaciones sobre el supuesto viaje a Italia- y entonces a mi me quedará siempre el orgullo de haber sido aquella que reconoció a la Gioconda en El jardín de las delicias.

Nota:
Este texto lo he escrito antes de hacer la mezcla de ambos cuadros y ha sido muy emocionante comprobar que coinciden curvas de la cara, posición de ojos, nariz y cara. Increíble y escalofriante. ¿Será que esta alocada teoría es cierta?
No hay truco ninguno, solamente poner debajo de la figura de El Bosco, La Gioconda de Leonardo, e ir destapando. Están los rostros ajustados en escala, sin deformar la proporción. Sí he girado ligeramente a La Gioconda, casi inapreciable, para que queden alineadas. ¿Cúmulo de coincidencias?

Elena González Torres, Madrid, Marzo 2017.

Fuente: conunojoenelsuelo.blogspot.com.es